martes, 31 de agosto de 2010

Una rutina de ejercicio




Se está terminando el verano, tiempo que muchos han aprovechado para descansar y para alejarse de las rutinas de todo el año. Algunos han dejado, con razón, un poco de lado sus hábitos saludables y han cogido unos kilitos de más con las cervecitas, las tapitas, la vida más sedentaria y relajada que de costumbre (ojo con esto, mirad la entrada de lamarga).
Llega Septiembre, el mes que nos devuelve a la realidad, y nos planteamos retomar nuestras actividades normales y nuestro trabajo. Y aunque parezca difícil, es un buen momento para organizar el año, para comenzar con alguna rutina saludable que mantengamos hasta las nuevas vacaciones.

Aquello para lo que no busques tiempo ahora, será muy difícil que más adelante lo puedas adaptar a tu agenda.

Por eso, este es un buen momento para comenzar un programa de entrenamiento, para dar cabida en tu tiempo a un deporte, a un ejercicio, a unas clases de yoga o sencillamente a calzar unas deportivas y salir a correr.

Y llega el día en que te decides, dices, voy a probar, voy a ver si me pongo un poco en forma y de paso adelgazo esos kilitos que me metí entre pecho y espalda, y rebuscas en el armario ese pantalón corto que ya está hasta pasado de moda, sacas los playeros Nike con cámara de aire que compraste hace años (sí, aquellos de la otra vez que te dio por empezar a correr... y que sólo usas ese día que se os ocurre ir "a caminar", que eso sí, molones son mogollón, pareces un atleta cuando los calzas...) te pones una camiseta naranja con el Adidas escrito bien grande, y dices en casa: "nada, voy a correr un ratito. Sí, a hacer ejercicio, este año me voy a poner en forma".

Llegas a casa, arrastrado, pero aún así estás pletórico: "mañana vuelvo, no hay nada como el ejercicio".

Pero mañana te levantas totalmente roto. Te cuesta dar un paso. Los músculos te duelen, están cargados, pesados y sientes pinchazos en muchos de ellos. "Bueno, ya pasado mañana sigo con mi puesta a punto". Pasas el día machacado. Te duermes a la noche y al segundo día estás incluso peor. Al tercero recuperas sólo un poco, al cuarto ya va mejor la cosa. El quinto día te dices, mañana quizás... el sexto te proponen ir a comer (que no coRRer), el séptimo te recuperas de la comilona, y además toca siesta, que mañana curramos, el octavo ya vuelta al trabajo... Vamos, otro año en blanco.

Y todo, sencillamente por un error de entrenamiento.

Intentaremos ir poco a poco deshojando la margarita para que no nos ocurran estas cosas. Dadme unos días, pero id buscando esas zapatillas que aún siguen como nuevas...

8 comentarios:

  1. Jejeje! Que bien descrito esa secuencia de sucesos tras ir a correr. Al final todo se basa en la voluntad, la capacidad para afrontar la situación y por supuesto y como planteas, un buen plan de entrenamiento.
    Yo ya lo he empezado, ya son 4 días de forma progresiva!. Ánimo a todos esos que van a empezar, que sólo son los primeros días los más duros!

    ResponderEliminar
  2. Fisioaso, ánimo, vale la pena.
    A los demás, me repito:

    Aquello para lo que no busques tiempo ahora, será muy difícil que más adelante lo puedas adaptar a tu agenda.

    ResponderEliminar
  3. Ni que fueras vecino mio. Lo has clavado, chaval...

    ResponderEliminar
  4. Yo soy de la opinión que el ejercicio regular se debe hacer siempre ya sea verano o invierno,vacaciones o no. Con las simples tareas de la casa ya se hace ejercicio moderado o leve y moverse es bueno para la salud ya que, el cuerpo humano fue creado para el movimiento :)

    ResponderEliminar
  5. Muchas de las lesiones de pie, tobillo, rodilla, cadera y columna están directamente relacionadas con la manera de pisar, sobre todo en aquellos deportes donde se someten a los pies a impactos repetidos, afectando al resto de articulaciones del cuerpo y ocasionando también lesiones musculares, tendinosas y de ligamentos en los miembros inferiores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. El captor podal es importante, pero no olvidemos otros captores posturales que también tenemos...
      El tratamiento debe por tanto ser global, y a ser posible preventivo.

      Un Fisioterapeuta-Osteópata, formado en posturología, sabrá detectar un problema de origen podal, y en su caso derivar al paciente al profesional adecuado.

      Eliminar
    2. Sin duda que estamos de acuerdo contigo y tu teoría. Por cierto, buen blog y todo muy bien explicado.

      Eliminar

 
Licencia de Creative Commons
Mano a Mano by fisioterapiamanoamano.blogspot.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 3.0 Unported License.